Las Varices.

¿Qué son las Varices?

Las varices son formaciones de venas que se expresan en la piel. El término médico es “insuficiencia venosa crónica”. Es una acumulación de sangre en las venas por una deficiencia de las válvulas en forma de telarañas y su curación es posible con la medicina alternativa.

¿DONDE SE OBSERVAN?

Se manifiesta en todo el cuerpo, pero en su mayor parte en las piernas debido a que se encuentran alejadas del corazón. Los pacientes que suelen estar mucho tiempo parados o sentados llegan a ser más susceptibles de desarrollar varices debido a que las venas no realizan el mismo impulso al ritmo del corazón. Las venas poseen válvulas que realizan un movimiento de arriba-abajo, impidiendo que la sangre regrese. Estas válvulas, al encontrarse deficientes, no tienen la misma fuerza para arrojar la sangre. Es en ese momento que comienza a acumular sangre en sus paredes.

¿A quiénes afecta?

Es una enfermedad que afecta mucho a las mujeres a partir de los 18 o 19 años y se exacerba a los 30 o 40 años cuando el sistema hormonal comienza a sufrir cambios.

Pueden llegarse a crear cúmulos de sangre y úlceras varicosas. En una úlcera varicosa pierde continuidad la piel y origina un agujero. Si no se llega a tratar de forma adecuada puede gangrenarse y en consecuencia amputarse la extremidad.

 

Tratamientos con ozonoterapia

Las varices se pueden tratar con herbolaria, terapia neural o medicamentos alópatas. En la actualidad el tratamiento de medicina alternativa es una combinación efectiva de herbolaría, alopatía y ozonoterapia.

El ozono va a mejorar la calidad de la sangre, con el fin de disminuir sus niveles de eritrocitos. Mejora la oxigenación y la actividad metabólica de la mitrocondría, produciendo mayor ATP. En consecuencia se adelgaza la sangre y se obtiene un mejor flujo sanguíneo.

Dependiendo de la calidad de la vena en el paciente se recurre a la homoterapia mayor y aplicación local. Si el paciente presenta venas muy varicosas en brazos la mejor opción es la vía rectal.

 

Duración

Según la gravedad de la patología, se trabaja de dos a tres veces por semana. Los resultados se notan a partir de la segunda terapia, de dos a tres meses. Después de este tiempo hay un notable cambio de coloración y las venas comienzan a disminuir sus calibres. Los cambios evidentes son sintomáticos.

Consejos

Debe evitar comer alimentos con vitamina C o E y antioxidantes porque cortan el efecto del ozono. Otra de las características es de una ulcera que pudo agravarse es necesario el lavado diario. Si todavía no llegamos a una úlcera, con unas medias de comprensión mediana o alta, que el paciente utilice el mayor tiempo adecuado para mejorar todavía la capacidad.

Para mayor información Contactanos

 

 

Categories: ARTÍCULOS DE INTERES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *