Empleo farmacológico del Allium sativum (AJO) en la disminución del riesgo cardiometabólico (nutrición)

2 Comments

Empleo farmacológico del Allium sativum (AJO) en la disminución del riesgo cardiometabólico

Por el Licenciado en Nutrición: Carlos Enrique Gómez Martínez

Objetivo general

  • Conocer, identificar y comprender el uso terapéutico  del  Allium sativum (AJO), en las diferentes patologías que involucran el riesgo cardiometabólico.

Objetivo específico

  • Conocer la composición química del Allium sativum
  • Identificar los principios activos del Allium sativum, y las rutas metabólicas a través de las cuales ejerce sus efectos farmacológicos.

Métodos

Se realizó una búsqueda en las bases de datos de PubMed y Scielo con las palabras clave: Allium Sativum, ajo, riesgo cardiovascular, diabetes, hipertensión, dislipidemia, síndrome metabólico, (las palabras anteriormente mencionadas en el idioma inglés debido a que dichas plataformas de uso, trabajan respecto a ese lenguaje).

Se optó por disminuir la cantidad de información a las palabras clave y su relación con las enfermedades cardiometabolicas.

Introducción

Allium sativum, comúnmente denominada ajo, es una especie tradicionalmente clasificada dentro de la familia de las liliáceas pero que actualmente se ubica en la de las amarilidáceas.

Es una planta perenne con hojas planas y delgadas, de hasta 30 cm de longitud. Las raíces alcanzan fácilmente profundidades de 50 cm o más. El bulbo, de piel blanca, forma una cabeza dividida en gajos que comúnmente son llamados dientes. Cada cabeza puede contener de 6 a 12 dientes, cada uno de los cuales se encuentra envuelto en una delgada capa de color blanco o rojizo. Cada uno de los dientes puede dar origen a una nueva planta de ajo, ya que poseen en su base una yema terminal que es capaz de germinar incluso sin necesidad de plantarse previamente. Este brote comienza a aparecer luego de los tres meses de cosechado, dependiendo de la variedad y condiciones de conservación. Las flores son blancas, y en algunas especies el tallo también produce pequeños bulbos o hijuelos.

Una característica particular del bulbo es el fuerte olor que emana al ser cortado. Esto se debe a dos sustancias altamente volátiles, la allicina y el disulfuro de alilo.

Las primeras observaciones científicas del ajo se inician con Luis Pasteur, que fue el primer autor que describió el efecto antibacteriano del ajo y la cebolla. Con posterioridad se han ido sucediendo investigaciones experimentales y clínicas que han permitido comprender los diferentes mecanismos de acción que posee dicha planta.

Etnobotánica y antropología

Dentro de la concepción popular el ajo tiene propiedades mágicas que ayudan a diagnosticar y curar enfermedades tradicionales.

El uso medicinal que más se menciona para esta planta es para combatir los parásitos intestinales, oxiuros, tricocéfalos, tenia (V. lombrices y solitaria) y principalmente amibas. Se utiliza el bulbo crudo por vía oral, en ayunas, o bien, mezclado con semillas de papaya (Carica papaya). Se emplea además en trastornos digestivos como dolor de estómago, gases intestinales y estreñimiento.

Para el tratamiento de reumatismo, se come el bulbo crudo o se aplica por frotación, reposado en alcohol, mezclado con tabaco (Nicotiana tabacum) y marihuana (Cannabis sativa var. indica), o bien, por vía oral, junto con tabaco, ruda (Ruta chalepensis) y Santa María (Tanacetum parthenium).

Se usa también en enfermedades respiratorias como tos, anginas, asma, garganta irritada, ronquera y bronquitis y para dolores en general, como los de espalda, cabeza, musculares y dolor de oído; para esto último se usa en forma local.

Composición química

El ajo posee más de 200 principios activos entre los que se encuentran los compuestos a base de sulfuros, como allicina, aliína y ajoeno, aceites volátiles, enzimas (aliinasa, peroxidasa y miracinasa), hidratos de carbono (sacarosa y glucosa),minerales (selenio), aminoácidos como cisteína, glutamina, isoleucina y metionina que ayudarían a proteger las células de los radicales libres, bioflavonoides como quercetina y cianidina, alistatina I y II y vitaminas C, E y A que ayudarían a proteger a las personas de la oxidación y de los radicales libres, así como otras vitaminas como niacina, vitaminas B1 y B2, además de betacarotenos.

El ajo tiene la particularidad de presentar distintas propiedades, que corresponden si fue o no, sometido a algún tipo de cocción. Por ejemplo, si se consume crudo (picado o machacado), se liberará allina que se convertirá en allicina (siendo esté el principal principio activo que posee dicha planta y al cual se le otorga su efecto farmacológico) gracias a la aliinasa, efecto que no ocurrirá si el ajo es previamente sometido a cocción, sin embargo, bajo este supuesto se generará ajoeno, otro principio activo del Allium Sativum.

El efecto antibiótico se atribuiría a la allicina, al igual que el efecto hipoglucémico, al que contrubuirían el alilpropildisulfuro y el S-alilcisteina sulfóxido, mientras que el efecto anticanceroso estaría relacionado con el dialilmonosulfuro. La inhibición de la agregación plaquetaria se debería a compuestos diallil y triallil sulfuros. El ajoeno inactivaría la lipasa gástrica, relacionada estrechamente con la digestión y absorción de grasas. Los compuestos dialiltetra, hexa y hepta sulfuros son potencialmente antioxidantes.

Enfermedades cardiometabólicas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las enfermedades cardiometabólicas causan alrededor de 30% de las muertes en todo el mundo. Actualmente el mundo se encuentra en una gran epidemia de obesidad, y las proyecciones futuras indican que esta tendencia solo se complicará aún más. México es uno de los países con mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad en el mundo, dichos factores son de los principales condicionantes cuando se habla sobre enfermedades cardiometabólicas, dentro de las que se encuentran la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y las dislipidemias.

Actualmente, con la investigación de factores de riesgo cardiometabólico se han identificado conductas que pueden contribuir a la aparición o diminución de las enfermedades cardiovasculares; los factores de riesgo cardiometabólico se clasifican en principales y emergentes. La OMS considera los factores de riesgo principales y modificables el tabaquismo, el sedentarismo, la dieta con baja ingesta en fibra y, alta en colesterol y grasas saturadas, la diabetes mellitus, las dislipidemias y la hipertensión arterial; mientras que los factores emergentes, la proteína C reactiva de alta sensibilidad y la homocisteína.

Farmacología y toxicología

El Allium sativum, a pequeñas concentraciones es una planta potencialmente segura, sin embargo, dependerá del organismo de cada paciente para considerar posibles efectos adversos en los que se incluye anafilaxis, angioedema, asma, sangrado, conjuntivitis, dermitis por contacto, diarrea, eccema, flatulencias, irritación de la mucosa gástrica, reflujo gastroesofágico, náusea, vómito, rinitis y urticaria.

El ajo tiene vía de metabolización hepática por lo que se debe considerar siempre la terapia farmacológica previa que lleve el paciente, dentro de los principales medicamentos con los que interactúa se encuentra la aspirina, el atazanavir, darunavir, diclofenaco, indinavir, heparina, naproxeno, ritonavir, Warfarina.

El Allium sativum esta contraindicado en desordenes de coagulación y cirugía previa o posterior a dos semanas, pacientes con infección en el tracto gastrointestinal, haciendo especial énfasis en el estómago, y en pacientes con síndrome de intestino irritable.

Evidencia clínica sobre el efecto del Allium sativum

Se ha observado a través de diversos metaanálisis, un efecto positivo en la reducción del riesgo cardiovascular con el uso de preparaciones a base de ajo, y el consumo de este último en su forma “cruda”, lo anterior se observó en el estudio “An umbrella review of garlic intake and risk of cardiovascular disease” (Revisión general de la ingesta de ajo y el riesgo de enfermedad cardiovascular, por su traducción al español), en el que el efecto principal de dicho producto natural influyó directamente sobre la presión arterial sistólica, disminuyendo de esta forma el riesgo cardiovascular y sin los efectos adversos que con lleva el uso de los fármacos hipolipemiantes, sin embargo también encontraron que de forma indirecta disminuye la concentración de LDL-Colesterol y aumenta, aunque no significativamente, el HDL-Colesterol, siendo estas moléculas clave en el metabolismo lipídico.

Tomalo en cuenta

Por otro lado, en 2017, un estudio publicado en la revista Journal of Dietary Supplements, informó que las preparaciones homogéneas con ajo crudo reducen el síndrome metabólico, el protocolo de investigación se basó en la administración de 100 gramos/kg de ajo triturado crudo, 2 veces al día por 4 semanas, esta terapéutica demostró que el Allium sativum disminuyó los componentes del síndrome metabólico, incluyendo la circunferencia de cintura, presión arterial sistólica y diastólica, triglicéridos y redujo significativamente la glucemia en ayunas y aumento las concentraciones de HDL-colesterol. Por tanto, el ajo triturado crudo tiene efectos benéficos en la disminución de síndrome metabólico, y puede ofrecerse por un profesional capacitado en el área de la fitoterapia como un coadyuvante en la disminución de dicho síndrome.

Efecto

El efecto del Allium sativum se ha reproducido constantemente, debido a sus múltiples efectos benéficos al estado de salud de los pacientes, sin embargo, existen vías metabólicas a través de las cuales aún se desconoce a ciencia cierta el mecanismo de acción de este bulbo.

El estudio “Inhibitory Effect of Garlic, Purple Onion, and White Onion on Key Enzymes Linked with Type 2 Diabetes and Hypertension” (Efecto inhibitorio del ajo, la cebolla morada y la cebolla blanca en las enzimas clave relacionadas con la diabetes tipo 2 y la hipertensión”, por su traducción al español), demostró que el extracto de ajo, cebolla blanca y cebolla morada (las anteriores pertenecientes al género Allium) inhibe la enzima convertidora de angiotensina , α-amilasa y α-glucosidasa de una manera dependiente de la concentración; por lo tanto, el posible mecanismo de acción por el cual pueden ejercer su efecto benéfico (hipotensor e hipoglucemiante) sea a través de la inhibición de la enzima convertidora de angiotensina, α-amilasa y α-glucosidasa, junto con su capacidad para prevenir la peroxidación lipídica en el páncreas y corazón, lo que justifica sus fuertes propiedades antioxidantes.

Conclusión

La herbolaria tradicional es una herramienta útil, que se ha practicado por muchos años, con el objetivo de “sanar” a los pacientes, sin embargo, e independientemente de la cosmovisión de cada área geográfica, es importante conocer los principios activos, sus posibles efectos adversos y los mecanismos a través de los cuales desempeñan su vía de acción, de lo contrario el profesional de la salud que obvia dichos conocimientos puede caer en la falacia y, sin intención, en el perjuicio de un ser humano. Por lo que comprender los mecanismos de acción, así como las propiedades terapéuticas de las plantas permite al profesional tomar decisiones informadas y conscientes sobre la terapia que llevará un paciente.

De suma importancia:

Es de suma importancia recordar que el Allium sativum, aunque posee una gran variedad de efectos benéficos a la salud de los seres humanos, en los que se incluye la disminución del riesgo cardiometabólico, que mucha falta hace en épocas en las que el sobrepeso y la obesidad tanto en adultos como en niños es un problema de salud pública, debe preescribirse con suma precaución debido a su alto contenido en saponinas, que irritan la mucosa gástrica, por ello, la relevancia de la historia clínica del paciente.

Aún falta mucha investigación al respecto, pero cada vez más, se comprueban los beneficios de la herbolaria mexicana.

Bibliografía

  1. es. (2012). Ajo, taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico. Febrero 20, 2018, Recuperado de: http://www.agroes.es/cultivos-agricultura/cultivos-huerta-horticultura/ajo/370-ajo-descripcion-morfologia-y-ciclo
  2. Allium sativum. (2011). Medizzine Ajo, de Medizzine Recuperado de: http://www.medizzine.com/plantas2/allium.php
  3. Biblioteca digital de la medicina tradicional mexicana. (2009). Ajo. consultado Febrero 20, 2018, de UNAM Recuperado de: http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/monografia.php?l=3&t=ajo&id=7184
  4. Organización Mundial de la Salud. (2017). Obesidad y sobrepeso. Fecha de  consulta Marzo 15, 2018, de OMS Recuperado de: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/
  5. Maldonado, J., Carranza, C., Ortíz, M., Gómez, C. & Cortés, N. (Junio, 2013). Prevalencia de factores de riesgo cardiometabólico en estudiantes universitarios de la región centro-occidente, en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, México. Rev Mex Cardio, 24, 11. Febrero 20, 2018, De Scielo Base de datos.
  6. Schwingshackl, L., Missbach, B., & Hoffmann, G. (Octubre 15, 2016). An umbrella review of garlic intake and risk of cardiovascular disease. Phytomedicine, 23, 1127-33. Enero 14, 2018, De PubMed Base de datos.
  7. Choudhary, PR., Jani, RD., & Sharma, MS. (Septiembre, 2017). Effect of Raw Crushed Garlic (Allium sativum L.) on Components of Metabolic Syndrome. J Diet Suppl, 28, 1-8. Enero 14, 2018, De PubMed Base de datos.
  8. Oboh, G., Ademiluyi, AO., Agunloye, OM., Ademosun, AO., & Ogunsakin, BG. (Marzo, 2018). Inhibitory Effect of Garlic, Purple Onion, and White Onion on Key Enzymes Linked with Type 2 Diabetes and Hypertension. J Diet Suppl, 9, 1-14. Marzo 15, 2018, De PubMed Base de datos.

CONTACTANOS

 

 

 

 

 

 

 

 

Categories: ARTÍCULOS DE INTERES

2 Replies to “Empleo farmacológico del Allium sativum (AJO) en la disminución del riesgo cardiometabólico (nutrición)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *